Ayuda al Necesitado

Cuando los miembros de la Iglesia hacen todo lo posible para proveer para sí mismos pero no pueden cubrir sus necesidades básicas, por lo general deben, en primer lugar, procurar obtener ayuda de sus familias. Cuando esto no sea suficiente o viable, la Iglesia está lista para ayudarles a través de su obispo.

Asimismo, “El Obispo pide a los que reciben ayuda que trabajen, hasta donde les sea posible, a cambio de lo que reciben... Cuando trabajan a cambio de la ayuda, siguen siendo industriosos, mantienen el respeto propio y aumentan su capacidad de ser autosuficientes.” Manual 1, 5.2.3

Si necesita más información puede ingresar al plan de autosuficiencia aquí.