Comunicado Oficial

    Actualización sobre cómo el COVID-19 está afectando el servicio misional

    imagen de misioneras estudiando

    En las próximas semanas, un número considerable de misioneros probablemente necesitará regresar a sus países de origen para continuar su servicio

    La Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días enviaron la siguiente carta el 20 de marzo de 2020 a los Santos de los Últimos Días en todas partes. 

    Queridos hermanos y hermanas:

    Nos tomamos muy en serio la salud y la seguridad de nuestros misioneros y de aquellos a quienes enseñan. Las advertencias y restricciones de viajes que están surgiendo en todo el mundo presentan desafíos logísticos y de otro tipo importantes. Por lo tanto, se están realizando los siguientes ajustes temporales:

    En las próximas semanas, según las condiciones mundiales, es probable que sea necesario devolver a un número considerable de misioneros a sus países de origen para continuar su servicio. Esto se realizará de manera sistemática en función de la urgencia de las restricciones de viaje, el nivel de preocupación de COVID-19 y otras consideraciones.

    • Los misioneros que regresen pasarán por un período de autoaislamiento de 14 días y luego podrán ser asignados a servir dentro de su país de origen, según las condiciones locales.
    • El período de servicio para los misioneros que regresan o sirven dentro de los Estados Unidos probablemente se reducirá para dar cabida a la gran cantidad de misioneros que regresan de todo el mundo.
    • Los centros de capacitación misional (MTC) en todo el mundo no recibirán nuevos misioneros. El entrenamiento de MTC para misioneros se llevará a cabo a través de la tecnología , y los misioneros serán enviados a su misión asignada lo antes posible.

    A medida que evaluamos las condiciones cambiantes, se harán más ajustes necesarios.

    Amamos y rezamos por nuestros misioneros y sus familias. Estamos agradecidos por las continuas oraciones y el apoyo de los padres, seres queridos y miembros de la Iglesia a medida que hacemos todo lo posible para ayudarlos a mantenerse seguros y saludables en estos tiempos difíciles.

    Atentamente,

    La Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles.