Principios de Bienestar

    imagen administracion de las ofrendas de ayuno

    Principios y pautas para prestar ayuda

    I. Administre el Almacén del Señor

    El Almacén del Señor

    Cada obispo cuenta con un conjunto de herramientas para ayudar a los pobres y necesitados, llamado el Almacén del Señor, el cual incluye: 1. Tiempo, talentos y habilidades de los miembros. 2. Servicio caritativo. 3. Bienes materiales. 4. Recursos de la comunidad. 5. Ofrendas de ayuno.

    II. Busque y ayude a los Pobres

    El obispo tiene el mandato divino de buscar a los pobres y necesitados, a fin de cuidar de ellos. (D&C 84:112)
    No es suficiente que sólo actúe cuando le pidan ayuda. Él debe instar a los líderes del sacerdocio y de la Sociedad de Socorro a que le ayuden a identificarlos. (Manual Proveer a la Manera del Señor, pág. 13)

    III. Estudie la situación del Pobre y Necesitado

    Una vez que la familia ha sido identificada, el obispo debe analizar la situación y diseñar la forma de ayudar a la familia. Para ello debe:

    1. Utilizar el “Plan de Autosuficiencia”
      (Ver video: “Nuevas herramientas para ayudar al pobre y necesitado”)
    2. Tener presente que la ayuda de la Iglesia es para proporcionar alimentos, ropa y el cobijo adecuados; y que se espera que los miembros empleen todos sus recursos disponibles para su sostén y así, con orden, rebajen su nivel de vida a fin de ajustarlo a su presupuesto. (Principios básicos de bienestar y autosuficiencia, pág.9)
    3. Tener en cuenta los límites de gasto establecidos por la Iglesia para los casos médicos. (Manual 1, Presidentes de Estaca y Obispos, pág. 47)

    IV. Aplique los principios de Bienestar

    Luego de haber analizado la situación de la familia necesitada, y de haber elaborado un plan que le ayude a ser autosuficiente, el obispo brinda la ayuda necesaria, siguiendo la guía del Espíritu y los Principios de Bienestar. (Proveer Conforme a la Manera del Señor, pág. 14)

    Principios Básicos

    1. Buscar a los Pobres.
    2. Fomentar la responsabilidad personal.
    3. Sostener la vida y no el estilo de vida.
    4. Proporcionar artículos antes que dinero.
    5. Dar oportunidades de servir a cambio de la ayuda recibida.
    6. La ayuda brindada es temporal y no debe convertirse en una costumbre y dependencia de la Iglesia.

    (Principios Básicos sobre Bienestar y Autosuficiencia, pág. 8)

    V. Sustente el Gasto

    Finalmente, el obispo junto con el secretario financiero debe adjuntar al Plan de Autosuficiencia, el sustento del gasto que respalda la ayuda brindada.

    Descargar presentación:

    Descargue la presentación en PDFS

    Videos

    Administración de ofrendas de ayuno - Parte 01
    Administración de ofrendas de ayuno - Parte 02
    Resumen